Calícamo de Afidnas, el héroe olvidado de Maratón

Las tropas atenienses que tuvieron que enfrentarse al ejército persa en Maratón a finales del verano del 490, se encontraban comandadas por Calímaco de Afidnas, personaje del cual se conoce muy poco, pero que sin duda jugó un papel importante en la vida ateniense y en la misma batalla de Maratón.

Calímaco era natural del demo de Afidnas (Hdt. VI, 109), un demo situado al norte del Ática, y pertenecía a la tribu Eántida. Lo poco que sabemos se lo debemos principalmente a Herodoto y a la arqueología, por lo que nuestro conocimiento de este personaje se encuentra muy sesgado. No sabemos en que año nació, ni a que facción, de las muchas que peleaban por la primacía política en Atenas, pertenecía. Lo que si está atestiguado es que fue elegido arconte polemarca en el primero de Hekatombaion (julio/agosto del 490), pues en estas fechas era cuando comenzaba el año ático y se elegían a todos los magistrados de la ciudad.

Herodoto

Herodoto

Si seguimos a Herodoto, este afirma que Calímaco fue elegido para su cargo por sorteo, sin embargo Aristóteles (Arist. 22, 5) cuenta que el método de sorteo para la elección de los arcontes, no se hace por primera vez hasta el arcontado de Telesino, es decir, en el año 487/486, tres años después de la elección de Calímaco como arconte polemarca. Sin duda alguna es Aristóteles quien tiene razón. Por lo tanto si Calímaco fue elegido por votación y no por sorteo, no cabe duda de que sería alguien de reconocido prestigio en la vida pública ateniense.

El cargo de polemarca conllevaba en estas fechas bastantes obligaciones, ya que no será hasta más tarde cuando, debido a las reformas efectuadas en el arcontado, el polemarca solo  se encargue de las funciones religiosas del ejército. Pero en el 490, el polemarca presidía el colegio de estrategos, y es bastante probable que tuviese la última opinión en el cónclave que celebraban los diez estrategos (uno por cada tribu) y el propio polemarca cuando el ejército salía de la ciudad.

Así, por lo tanto, la figura del polemarca era bastante importante. Herodoto sin embargo da una imagen bastante diferente de este punto de vista que poseen los historiadores modernos como Nicholas Sekunda (Marathon 490 BC: The first Persian invasión of Greece, 2002). El padre de la Historia nos refiere como durante la reunión de los jefes del ejército ateniense acampado en Maratón, Milcíades, el estratego de la tribu Énida, convence a Calímaco de la necesidad de plantar batalla a los persas. (Hdt. VI, 109) Es decir, según el relato de Herodoto, la figura del estratego se acaba imponiendo a la del polemarca.

Actualmente se piensa que el historiador de Halicarnaso quiso ensalzar así la figura de Milcíades de manera intencionada, o bien recogió una versión extendida por Cimón, el hijo de Milcíades, y que habría quedado como cierta en la Atenas de mediados del siglo V, que es cuando escribió su historia Herodoto. Pero hay un apunte más que añadir, y es que a Herodoto no le resultaría extraño que un estratego fuese más importante que el propio polemarca, pues esto era así en los años en los que el historiador se encontraba en Atenas. Lo que Herodoto conocía de los estrategos y polemarca era el resultado de la ya comentada reforma que se efectuó durante el arcontado de Telesino, cuando el cargo de polemarca pasó a ser sorteable, por lo que perdió prestigio y fue vaciándose de sus antiguas competencias, mientras que los estrategos eran elegibles, y pasaron a ostentar mucho mayor poder de decisión.

De esta manera queda patente lo importante que era para un aristócrata ateniense de principios del siglo V ser elegido como polemarca, y el peso que dicho cargo tenía en las decisiones del ejército en campaña, lo que sitúa a Calímaco como una figura de primer orden en la batalla de Maratón.

800px-Tumulusmarathon

Túmulo ateniense en Maratón

La arqueología ha venido a aportar también un dato muy revelador sobre la importancia de Calímaco en la política de su polis. Se trata de un monumento dedicado a la memoria de Calímaco, y que se situó en la Acrópolis ateniense. Se trata concretamente de una columna con inscripción, rematada con una estatua de Iris, la mensajera femenina de los dioses (IG i2 609, Atenas, Museo Epigráfico 6339). Una reconstrucción aproximada se encuentra en Sekunda (ibid):

            [Calímaco] de Afidn[as] [me] ha dedicado a Atenea:

            Yo soy la mens[ajera de los inm]ortales que tienen [sus tronos en el] O[limpo]

            [porque fue victorioso cuando fue pole]marca, en el festival de los atenienses.

            Y luchando con ma[yor valentía] que todos los demás, se ganó [la más hermosa fama]

            Para un soldado ateniense y un mem[orial a su propio valor]

Como se puede ver Calímaco obtuvo una victoria en los juegos panateneos que se celebraban cada cuatro años en Atenas con motivo de las Grandes Panateneas. Esta fiesta está atestiguada que se celebraba a finales del mes de Hekatombaion, concretamente el día 28 de dicho mes, por lo que Calímaco ganó esta prueba pocos días antes del desembarco persa en Maratón.

Debido al poco tiempo entre su victoria y la batalla, el monumento tuvo que ser  mandado a construir por los atenienses después de la batalla de Maratón, cuando Calímaco ya había perecido en dicha batalla, lo que nos da una idea clara que el polemarca jugó un papel relevante en Maratón, algo que las fuentes escritas que nos han llegado omitieron.

En Maratón Calímaco dirigió a los atenienses desde el ala derecha, lugar donde la falange hoplítica colocaba a sus mejores hombres, y por lo tanto el lugar de honor para el polemarca. Murió en palabras de Herodoto “como bravo guerrero” en el campo junto a 191 atenienses más. (Hdt. VI, 124).

Quiere esto decir que Milcíades, el reconocido héroe y artífice de la victoria en Maratón, no fue tal, pues probablemente no. No hay que olvidar que tras la increíble victoria de los atenienses sobre los persas, Milcíades aprovechó su popularidad para convencer a los ciudadanos para realizar una acción contra Paros (Hdt. VI, 132), algo que no hubiese podido hacer alguien que no se hubiese distinguido en la batalla. Lo más probable fue que la propaganda posterior de su hijo Cimón ensombreció el papel que Calímaco pudo haber efectuado en Maratón.

Calímaco de Afidna, de la tribu Eántida, héroe en Maratón.

Bibliografíamoderna.

                        Robert Develin, Athenian officials 684-321 BC., 2003

                       Nicholas Sekunda, Marathon 490 BC: The first Persian invasión of Greece, 2002

Bibliografía Clásica.

                        Los nueves libros de la Historia. Herodoto. (Hdt)

                        Constitución Ateniense. Aristóteles. (Arist.)

Anuncios

2 pensamientos en “Calícamo de Afidnas, el héroe olvidado de Maratón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s