Un Giro muy moderno

Ayer acabó la edición del Giro 2014, una prueba que no será muy recordada. Hace unos años el Giro aún mantenía un aire retro que le daba un toque muy romántico para todos los seguidores del ciclismo, pero RCS Sport (la empresa que organiza el Giro de Italia) se ha empeñado en tirar por tierra esa imagen, y a fe que lo ha conseguido. Además este año se han sumado malos modos de ciertos ciclistas, que unido a lo anterior, ha dado un Giro bastante chapucero y descafeinado.

Para empezar un recorrido muy poco atractivo, no por el manoseado espectáculo, sino por distintos motivos que como veremos hizo que el Giro perdiese ese sabor a viejo.

  1. Salir de Irlanda, país de reconocida tradición ciclista… que obligó a tres días de descanso, algo inusual en una prueba de tres semanas (para ello se salió un viernes, algo también poco usual).
  2. Toda la montaña concentrada en la última semana.
  3. Una contrarreloj mutilada, pues del plan de 50 km inicial, se redujo a 42 km, y no en un solo cambio, sino en dos.
  4. Ausencia de finales en alto tradicionales del Giro, ¿Val Martello, Panarotta?, y se cargaron la mítica elección de Gavia o Stelvio, para que los ciclista pasasen por primera vez los dos colosos en una misma edición, es más, en una misma etapa.

La organización estuvo lamentable durante toda la prueba. Prueba de ello fue cuando se volvió loca, y no quiso anular la etapa de Gavia y Stelvio, todo para buscar una imagen que pasase a la historia, la de los corredores pasando congelados al lado de montones de nieve. Pero al final ha sido otra imagen la que ha pasado a la historia, la de un amago, vía twitter, de neutralizar el descenso del Stelvio, para luego no efectuarlo y hacer que unos pocos favoritos, Quintana, Rolland y Hesjedal, consiguiesen unos segundos preciosos, pero que a la postre no han marcado la carrera. Lo que si que dejó en evidencia fue a RCS Sport.

A todo esto debemos añadir el insulto de un ciclista al público, algo también inusual y que termina de consagrar a este nuevo Giro del siglo XXI, y el feo gesto de Pirazzi al ganar su etapa.

Por lo demás muy aburrido todo, ganó quien se esperaba, pero sin apenas oposición, pues en cuanto Nairo Quintana dejó atrás sus problemas médicos de los primeros días, puso la directa hacia la maglia rosa. Le acompañaron en el podio de Trieste, si no en Milán, a estas alturas ya habrán entendido el titular, Rigoberto Urán y Fabio Aru.

Aquí la clasificación general:

Sin título

Imagen de procyclingstats.com

Si algo destacaría de la carrera, sería el papel tan atacante de Pierre Roland, que mereció una etapa, y la consagración de Bouhanni como uno de lo mejores sprinter del momento, tres etapas y la maglia verde de los puntos. Veremos como gestiona Français des Jeux la convivencia con el otro sprinter del equipo y que llevan al Tour, Démare.

Por cierto, Rogers ganó dos etapas, la undécima y la vigésima, y lo ha hecho habiendo competido sólo unos kilómetros en la Liege-Bastogne-Liege. ¿Por qué´?, porque había sido sancionado, pero la UCI le levantó el castigo por ausencia de pruebas concluyentes de la procedencia del clembuterol hallado en su sangre. Ganó dos etapas de una grande sin competir previamente…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s