Las vidas de Talleyrand, de Crane Brinton

Las vidas de Talleyrand, de Crane Brinton, es una lectura obligada para todo amante de la época convulsa que vivió Europa desde 1789, con la Revolución Francesa, hasta la consolidación de las revoluciones burguesas de mediados del siglo XIX. Pero también es recomendable para todo aquel lector que quiera acercarse a un personaje histórico casi olvidado por parte del gran público, ya que Brinton fue capaz de escribir una biografía donde la eficacia del erudito histórico se entremezcla con un lenguaje sencillo y conciso, lejos de un exceso de tecnicismos históricos. Eso sí, sino sabe francés, tenga un diccionario de dicha lengua a mano, porque palabras y frases en francés son una constante.

En primer lugar, y lo que más llama la atención de entrada es el plural, es decir, que en lugar de llamarse La vida de Talleyrand, la biografía se denomine Las vidas de Talleyrand. Sin embargo el título es toda una declaración de intenciones, pues si algún personaje parece haber vivido distintas vidas a lo largo de una sola, ese es Charles Maurice de Taylleran-Perigord.

Brinton deja este punto bien claro tanto en su prefacio como en el propio índice, pues cada uno de los capítulos tienen el nombre de las distintas funciones o facetas que Tayllerand ostentó a lo largo de su vida. Sólo el primer capítulo, y los dos últimos no se encuadran con esa división, pues estos cumplen una misión algo extraña, justificar las decisiones del biografiado, y atacar a sus detractores. Ese dato es el único que se le puede echar en cara al fenomenal historiador norteamericano. Ese, y el de tener una clara añoranza por lo que se podría calificar como la cara amable o bucólica del Antiguo Régimen. Sin embargo Brinton acierta de pleno con las comparaciones de los hechos que narra con los contemporáneos de su época, la Europa de entreguerras, algo que vuelve la biografía sumamente amena.

43507

Charles Maurice de Talleyrand Perigord

En cuanto al contenido de la obra, el autor nos lleva de la mano en un viaje a lo largo de la vida de Talleyrand (1754-1838), segundón de una familia de la baja nobleza francesa, y que en su juventud se vio abocado al sacerdocio, como la mayoría de los hijos menores de los nobles de la época. El estallido de la Revolución Francesa presenta a Talleyrand la oportunidad de abandonar el clero, y comenzar una prometedora carrera política en la nueva monarquía constitucional.

Sin embargo, el Terror impuesto por los jacobinos de Robespierre, le hará exiliarse en Londres primero, y luego en Norteamérica. Hombre de negocios, jugaba a la bolsa, y apasionado de las mujeres, Talleyrand es descrito por Brinton como un hombre que se adaptó en todo momento a lo que la vida le ofrecía, y ese nuevo ofrecimiento fue la caída de Robespierre y la llegada del Consulado. Será entonces cuando Talleyrand, al cual nunca le faltó visión de futuro a pesar de su pragmatismo, contactó con el por entonces joven y prometedor Napoleón.

Será con el Emperador cuando cumpla la función de Ministro de Exteriores de Francia. Ya sea por Napoleón, por el propio Talleyrand, o porque dos egos tan fuertes no podían permanecer juntos, Talleyrand perderá su cargo, y será entonces cuando comience a conspirar a favor de los Borbones. A los cuales servirá en el Congreso de Viena, en 1815, y donde Talleyrand demuestre sus grandes dotes diplomáticas al conseguir incluir a la derrotada Francia entre las grandes potencias.

También terminará por perder el apoyo de los Borbones, y sólo volverá a la vida pública, como embajador en Londres, tras la subida al trono de Luis Felipe de Orleans.

Obispo de Autun, revolucionario, emigrado, bonapartista, borbónico, orleanista, pero sobre todo político. Esas son las vidas de Talleyrand, hombre que amó a mujeres de distintos países, que se codeó con Napoleón, que se enfrentó a Metternich, que se ganó a Wellington y que consiguió morir en su cama.

Oportunista y traidor para unos, patriota y hombre de estado para otros, o quizás las dos cosas, lo cierto es que Las vidas de Talleyrand no le dejarán indiferente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s