Alejandro y la doma de Bucéfalo

Esta conocida y famosa anécdota nos la relata Plutarco en la Vida que dedica a Alejandro, y aunque como siempre en el caso de Plutarco hay que ser muy cauteloso en lo que cuenta, no por ello deja de ser evocador del carácter del caudillo macedonio.

Siendo Alejandro muy joven y gobernando Filipo en Macedonia, quiso este comprar una montura a un criador de caballos de Tesalia. Ante la incompetencia de los caballerizos, que eran incapaces de dominar al caballo, Alejandro se impacientó y criticó la actuación de estos. Filipo recriminó a su hijo, conminándole a que lo domara él mismo si era capaz. Alejandro aceptó el desafío y aseguró que sino controlaba al animal pagaría él mismo los trece talentos que costaba la magnífica montura.

alejandro_02

La doma de Bucéfalo, de André Castaigne.

Alejandro se acercó poco a poco al caballo, y una vez lo agarró por las riendas, lo giró cara al sol, porque se había percatado que lo asustaba su propia sombra, volviéndolo indomable. Después el joven macedonio montó en él, y lo puso al galope. Cuando Alejandro volvió junto a su padre, este se encontraba visiblemente emocionado, y besándolo en la frente le dijo:

“Hijo, búscate otro reino que sea semejante a ti, porque Macedonia te queda pequeña.”

BibliografíaPlutarco, Vida de Alejandro, 6.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s