La Historia molesta

Que la Historia molesta de manera clara al poder político, es algo que todos los historiadores y aficionados a la misma, conocemos. Pero, ¿por qué esa molestia? Porque basta un simple vistazo a los libros, o en tiempos más recientes, la hemeroteca, para comprobar las numerosas contradicciones, cuando no mentiras abiertas, en las que las que caen las diferentes corrientes políticas de nuestro país. Así tenemos el gran recordado “OTAN no”, de Felipe González o el “Andaluz este no es tu estatuto”, de la derecha,… por eso intentan, siempre que pueden, usarla, reorientarla, manosearla de tal manera para que la Historia nade, pero que acabe llegando a “su orilla”.

Como digo los ejemplos que podemos encontrar son por desgracia tantos, que la enumeración de todo ellos daría para muchos estudios y publicaciones. Sin embargo vamos a quedarnos con el mayor caso de todos, el que podría tratarse de un caso de amnesia colectiva digna de estudio: el voto negativo a la Constitución de 1978 por parte de un buen número de los diputados de Alianza Popular.

Probablemente mucho de los españoles, por no decir que casi todos, no conocen dicha actuación de un partido tan mayoritario que ha gobernado dos veces España, una de ellas en la actualidad. Se entenderá la gravedad del asunto.

Alianza Popular (AP) era en 1978 un pequeño partido del panorama político español, en concreto se trataba del cuarto partido más votado, por detrás de UCD (Unión de Centro Democrático), PSOE (Partido Socialista Obrero Español) y PCE (Partido Comunista Español) tras las elecciones de 1977, y que abrían una legislatura constituyente. Su dirigente más significativo y a la vez fundador del mismo, era Francisco Fraga, antiguo ministro del régimen franquista. Tras las elecciones a las cortes constituyentes, Alianza Popular consiguió 16 parlamentarios. Por cierto, Alianza Popular se presentó con Falange en Guipúzcoa…

1315160084_368258_1315160349_noticia_normal

Pero para la foto sale Fraga, que es lo que importa. (Fuente El País)

Bien, como decimos de esos 16 diputados, 2 se abstuvieron, y 5, repito 5, votaron en contra de la aprobación de la Constitución. Es decir, que el 44% de los diputados de Alianza Popular, no apoyaron la creación de la carta Magna que todavía hoy rige la vida política, social, etc, de España. Que casi la mitad de los miembros de un partido vote en contra de la Constitución, nos suena a todos a una actitud de los llamados partidos que no poseen vocación de gobierno. Pero en este caso no es así, es el partido que en la actualidad nos gobierna, y es una actitud que sorprende por parte de un partido que de manera constante habla del respeto a la Constitución.

Esta actitud de envolverse en la Constitución, casi como si el Partido Popular la hubiese defendido y sacado adelante, se ha visto en la reciente coronación de Felipe VI, y también en el tira y afloja con CIU en el asunto del referéndum en Cataluña. Pero si volvemos a ver los resultados de aquella votación de la Constitución, vemos con quien se alineó el 44% de Alianza Popular. Se abstuvieron los 7 diputados de PNV, 2 de Minoría Catalana (en concreto dos diputados de Esquerra Republicana de Catalunya), 2 de UCD, y 1 del grupo mixto. Junto a los ya dichos 5 diputados de Alianza Popular, votó en contra de la Constitución el diputado de Euskadiko Ezquerra.

Llama la atención que un partido como el Partido Popular, que tanto se opone a las ideas de los nacionalistas catalanes y vascos, coincidiera con ellos en sus orígenes, y en un postulado tan clave como es la Constitución, la base de todas libertades, derechos y leyes actuales.

¿Cómo es posible que el 44% de sus diputados votaran en contra? Sólo se explica si aún se veían como herederos del régimen franquista, y como tal, entendían que España se quebraría si se efectuaba algún cambio. Como nos suena todo esto, ¿verdad?… el miedo a los cambios desde siempre.

También llama la atención que en este punto, ese 44% de sus diputados, coincidiese con los postulados de ETA, que jamás reconoció a la Constitución. Por supuesto no voy a insultar la inteligencia del lector, y no diré que por ese motivo el PP es ETA, ese error ya lo comenten otros. Pero si que hay que señalar que hoy en día si un partido político coincide con algún planteamiento de ETA, o de la Izquierda Abertxale, es el PP el partido que se dedica a denunciar este hecho como algo infame. ¿Cómo deberíamos llamar a su actitud anticonstitucional? ¿Qué calificativo debería valer para definir a su actitud coincidente con los nacionalismos vascos y catalán? ¿Dónde estaba el patriotismo, el fervor a España y el respeto a la corona? ¿Puede, o mejor dicho, debe gobernar un partido que sólo en su 56% apoyó a la Constitución?

Nadie se planteará nunca estas cuestiones, porque los medios moderados han tenido la capacidad de ocultar la gravedad de aquellos votos negativos a los españoles, porque los medios progresistas han tenido la incapacidad de hacerlo visible a los ciudadanos. Porque los españoles no quieren saber su Historia.

Porque la Historia molesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s