Estamos siendo malos

Hace cinco días Salvador Sostres, tertuliano-articulista, escribió un artículo sobre la muerte de Emilio Botín. Es probable que lo hayas leído, porque el revuelo que ha generado en redes sociales ha sido muy grande. En síntesis el artículo viene a hacer una alabanza a los ricos, porque son los que de verdad hacen algo por España, y que la “turba”, así nos califica Sostres a los demás, no es importante porque es intercambiable (inquietante término este).

No entraré a calificar el artículo, ni a demonizarlo, todo lo contrario, me alegro de su publicación pues deja a las claras este pensamiento neoliberal tan asentado entre nosotros, que como vemos, posee repercusiones sociales, pues ha estratificado aún más las clases sociales. Y digo me alegro porque podemos observar la realidad de esta ideología económica sin tapujos, sin medias verdades o queriendo contentar. Nada de la frase más utópica de la Historia, el bien individual redunda en un bien colectivo, o vivimos en la sociedad de las oportunidades. Nada de eso, los ricos son buenos y el resto malos. Directo, sin cortapisas.

Lo peor de todo es que esa es la triste realidad del neoliberalismo, de este capitalismo ideal, donde el egoísmo es fomentado, porque sino no llegas a ser bueno (es decir, rico), no eres nada, eres un paria que vives de los buenos.

millonario rapidamente[3]

-Soy rico, soy bueno. -¿De dónde procede el dinero?… -Que más da, ya te he dicho que soy bueno.

La pregunta que cabe hacerse es cómo este pensamiento que ensalza a un mínimo de la población mundial es el que se ha impuesto. Pues es bien sencillo, porque los malos hemos dejado que esta minoría tome las decisiones, haciendo que un pilar tan importante para los estados como es la economía, la controlen los buenos. Los dirigentes elegidos por esa mayoría de malos, proceden de los buenos, y si no es así, se ha dejado seducir por ellos. Tampoco podemos recriminarles nada, al fin y al cabo quien no quiere ser bueno…

El sentido común nos lleva a todos a pensar en una economía que esté supervisada por los estados democráticos, unos estados democráticos cuyo fin sea la dignidad de la sociedad y una sociedad que tenga a su servicio la economía. Pues los buenos nos han dicho que no, que eso es de malos, y como somos malos, pues acatamos.

Si no eres rico y apoyas este pensamiento, es porque quieres serlo, ojo, ese es el argumento con que nos vienen comprando a todos desde mediados del siglo XIX, y si no quieres ni vas a serlo nunca, háztelo mirar, pues tienes un problema, estás dejando que te llamen malo.

En fin, tal y como pensamos hoy en día puede que nos duela más si en lugar de decir malos lo traducimos, nos están llamando pobres.

Anuncios

Un pensamiento en “Estamos siendo malos

  1. Yo digo una cosa, aquí no se trata de quien es el malo ni el bueno, en un país tiene q haber empresarios valientes y audaces q creen riqueza y puestos de trabajo, ahí esta el ejemplo de Alemania, Inglaterra, Francia, EEUU, donde hay libertad empresarial para los valedores.
    Y ahí están otro tipo de paises donde no hay liberta y se persigue a los empresarios como capitalistas y tiranos, dejando al gobierno Socialista o Comunista que mangonee el cotarro e imponiendo las cartillas de racionamiento, ejemplos Venezuela, Colombia, Argentina, Cuba, Corea, etc,etc,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s