La emoción, condición sine qua non para el éxito

Cuando un escritor se lanza a escribir es porque piensa que la idea que ha tenido para desarrollar una historia es muy buena, e incluso cree que es magnífica. El autor valora el argumento y lo encuentra original; revisa la historia y la ve creíble; reestudia a los personajes y los encuentra bien desarrollados y nada estereotipados. Por último lee en voz alta el título de su obra y le transmite una gran atracción.

Bien, pues si en tu caso has hecho todo esto, ahora llega un paso importantísimo para culminar tu obra. Deja que lo lea otra persona, a ser posible dos, un lector habitual y otro que no lo sea. Escucha ambas opiniones, por estúpidas que parezcan, porque las dos van a determinar la clave del éxito de tu obra, es decir, si ésta llega a emocionar.

Pluma-estilográfica-sobre-anotaciones-

La emoción arranca en tu pluma.

El lector habitual sabrá apreciar todo lo que hemos comentado con anterioridad, o puede que no, que no vea por ningún lado unos escenarios bien descritos o que piense que los personajes son mundanos, e incluso vislumbre errores a la hora de conjugar los tiempos y el abuso de los adverbios. El lector no habitual no te indicará nada de ello, te hablará de si le gustó o no, y que le pareció divertido tal o cual pasaje. Pero los dos te indicarán si les ha emocionado.

¿Por qué darle importancia a la emoción? Porque ese es el índice que marca si la idea que has tenido y la historia que has narrado es la correcta. Una cualidad indispensable en todo escritor es la capacidad de descubrir una buena historia, y es buena cuando al lector le emociona, cuando el autor consigue que quien le lea, con independencia de su hábito lector, sienta empatía hacia los personajes, se adentre en las descripciones y la historia le emocione.

Recuerda, si consigues que tu obra despierte ese brillo, esa excitación, habrás dado un gran paso en tu carrera como escritor.

Anuncios

2 pensamientos en “La emoción, condición sine qua non para el éxito

  1. Cierto es. Creo que es una de las etapas iniciales, el creer que lo que “tenemos en mente” va a ser un bombazo, que es lo mejor desde el pollo frito… Y es bueno, ya que esa confianza y emoción lo que nos hace tirar hacia adelante y poder plasmarla.
    Pero luego hay que ser más humildes en el proceso de plasmar todo eso. Tan importante es esa emoción como la autocrítica.
    Saludos

  2. Pingback: La emoción en tu historia | Fuentegrís

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s