Leña, de José Pedro García Parejo

Leña, editado por Maclein y Parker, es un compendio de relatos de José Pedro García Parejo, de ahí que sea difícil poder hacer una valoración de cada uno de los relatos (son veinte), pero sí que es fácil poder ver un hilo conductor en cada uno de ellos. A pesar de que en principio cada uno de los escritos no tiene nada que ver con el anterior, y en cuanto a temática es así, el estilo del autor es tan característico que identificas rápido ese nexo que hace de este compendio una necesidad.

Los personajes poseen alma, y te dicen mucho sin necesidad de contar demasiado. Desde un futbolista argentino (protagonista del relato que da nombre a la obra), hasta un nieto treintañero, pasando por un asesino. Todos ellos poseen la capacidad de identificarte con ellos, de empatizar con sus pensamientos, ya sean de amor, melancolía, o porque no, de humor.

José Pedro García Parejo

José Pedro García Parejo

Las situaciones que describe García Parejo son cotidianas, aquellos momentos a los que casi no les echas cuenta, los que no han echado raíces en tu memoria. Una charla en un banco, una mirada por la ventana o un recuerdo que creías olvidado se enmarcan en escenarios del día a día, tales como un descampado o una estación de tren.

Lo cotidiano con un estilo poco visto en castellano da esta particularidad a Leña. Cada uno de sus relatos, y siguiendo las palabras que un gran lector me dijo un día, “te dejan con el culo del revés”. Sus finales son inesperados tras el anhelo creado por saber su resolución, su mensaje desvelado en el momento oportuno.

La leña que te da esta colección de relatos es de la buena. Te ofrece leña literaria, leña de estilo, leña de personajes, leña de situaciones,… Su autor te da tanta leña que creerás estar en un refugio, calentito, a salvo de las inclemencias escritas fuera de ese acogedor hogar que él ha fabricado para ti.

Ficha técnica:

Portada_Lena

Título: Leña
Autor: José Pedro Garacía Parejo
Editorial: Maclein y Parker
Páginas: 164
ISBN: 978-84-942567-3-8
P.V.P.: 15€ 

Anuncios

Un conflicto: la persona contra si misma

Uno de los recursos literarios claves en las obras de ficción es el CONFLICTO. Este concepto sirve para expresar la resistencia y las dificultades que encuentra el o la protagonista de la novela a lo largo de la historia para poder conseguir su objetivo o inclusos sus sueños o anhelos.

Pues bien, los conflictos se pueden dividir según la procedencia de los mismos, y precisamente el hombre vs contra sí mismo, o como reza el título de esta entrada, persona contra sí misma, es uno de ellos, y además, uno de los más comunes en la literatura.

Suele darse con un personaje protagonista que lucha contra su propia consciencia o creencias de algún tipo, ya sean políticas, morales o religiosas. Este agresor interno, como también es llamado este tipo de conflicto, puede llegar a ser el eje de la novela, pero también puede darse, aunque en menor medida, en alguna subtrama, con un personaje secundario, y que sirva para darle mayor consistencia a la trama principal.

26222

Foto de Mundofantasy.com

A la hora de enfocar este tipo de conflicto, el autor puede elegir entre dos tipos, el destructivo y el constructivo, es decir, que la lucha interna que se desata en el individuo le puede llevar a sacar lo mejor de sí mismo, o por el contrario, a la autodestrucción. En el primer caso, el personaje puede verse refrendado en lo que piensa, en lo que ama,… siempre dependiendo qué razón es la que desata su conflicto, desarrollando un fuerte respeto por sí mismo, superando así el conflicto. En la opción de autodestrucción, el protagonista sufrirá de manera terrible porque las dudas sobre su situación interna es tan grande que no conseguirá superar el conflicto.

El gran ejemplo que todo escritor debe conocer para manejar este conflicto, es Crimen y Castigo, de Fiodor Dostoievski.

Así que recuerda, un conflicto interno puede ayudarte a perfilar a tu personaje y a dar un mayor interés a tu obra.