La banalización de “lo nazi”

Parece que la palabra nazi se puede aplicar para todo tipo de situaciones o para describir a aquellas personas o grupos de personas que por pensar diferente pueden recibir dicha catalogación. Probablemente el mejor ejemplo sea el vocablo “feminazi”, término popu-larizado por aquellos que piensan que hay grupos de feministas tan extremas que alcan-zan posturas nazis. O cuando el presidente turco Erdogan acusó al gobierno holandés de nazi y fascista.

Otro tipo de banalización es tomarse a mofa los movimientos nazis. Ejemplos de ello son la conocida página de Facebook y cuenta de Twitter “cabronazi”, las parodias sobre el discurso de Hitler en la película “El hundimiento” o los memes sobre nazis. Quizás to-marse a broma a los nazis no sea peligroso, pero sí que puede llevar a subestimar el poder que pueden alcanzar dichos grupos en el futuro, e incluso menospreciar el peligro que representan, y todo el daño que causaron en el pasado.

Me interesa, sin embargo, centrarme en los primeros ejemplos, el “todo es nazi”. Esta postura es preocupante, porque tras ella se encierra una verdadera intencionalidad de banalizar las posturas que los nazis defendieron y defienden. Lo primero es concretar qué define a un nazi y a los grupos nazis. Para ello se puede establecer una serie de pun-tos comunes:

-Exaltación del pasado patriótico y recuperación de la “gloria pasada”.

-Superioridad racial (lo que implica una raza no mezclada y la aceptación de la xeno-fobia y la expulsión del país y el asesinato de las personas de otra nacionalidad, religión, o raza).

-Rechazo de la democracia (lo que lleva a la expulsión del país o al asesinato del que piensa diferente).

-Rechazo del capitalismo y el comunismo.

Todo ello se asienta en dos grupos de acción:

-Creación de un partido político que aparentemente sigue las normas y cauces demo-cráticos.

-Creación de grupos violentos organizados (una especia de milicia) con una estructura similar a la militar para imponer su voluntad en las calles y que ayuda al partido político a alcanzar el poder.

Berlin, Horst Wessel mit 34. SA-Sturm

Las SA, la milicia nazi.

Se apoyan en:

-Intelectuales o personas con formación, por lo general humanística, que refuerzan la ideología nazi con diferentes teorías históricas, antropológicas,…

-Apoyo de periodistas y medios de comunicación afines que minimizan lo hechos que ocurrieron en el pasado (Alemania nazi, Italia fascista o España franquista), confun-diendo el presente definiendo cómo nazi cuestiones que no lo son, equiparando ideolo-gías totalmente diferentes para desorientar a la población, etc…

Teniendo en cuenta estos puntos básicos (podrían añadirse más), no es difícil desmontar esas analogías nazis comentadas al comienzo: no, las feministas no son nazis; no, el gobierno holandés no es nazi. Si a lo explicado le añadimos la falta de respeto que estas comparaciones suponen para los millones de víctimas de los nazis así como para los millones de soldados soviéticos, británicos, norteamericanos,… que lucharon con denue-do por la libertad, entendemos la gravedad de esta moda de banalizar “lo nazi”.